Tomeu Carrió

Viure la història

3 de febrer de 2020
1 comentari

L’assassinat d’Antoni Mesquida Sansó, el sen Cota, al Pla de Sant Jordi (Mallorca, 1903). Segona part. Documents de La Almudaina (5)

Segona sessió del judici a Palma.

Camí del Cementiri o de Can Cota. Sant Jordi.

 

EN PODREM TREURE ACLARÍCIA? UNA ALTRA MIRADA AL JUDICI

Aquesta sessió de dimarts dia 5 de juliol de 1904La Almudaina, 06-07-1904— que reproduïm al final [sense correccions] amb les declaracions que es reprodueixen, juntament amb les del dia anterior, ens permeten fer-nos una sèrie de preguntes i, alhora, una aproximació als fets.

Detall de La Almudaina de 6 de juliol de 1904 amb la sessió de dia 5.

Cal que ens n’adonem que els advocats defensors fan bé la seva feina i van desmuntant el relat de la culpabilitat dels dos acusats, en Xoroll i es Coronell. També fan aparèixer testimonis que creen el dubte de si hauria estat possible que els dos acusats haguessin pogut cometre l’assassinat. Que els defensors fessin bé la seva feina no ens serveix als historiadors per a pensar que el que ells s’esforcen a demostrar, o a fer dubtar, sigui cert. Podria ser o no.

És evident que la veritat no va quedar demostrada. Pel resultat del judici els dos acusats són absolts però, com a anàlisi històrica, ens quedam amb els dubtes. Qui hauria estat l’assassí? El cas no es va resoldre.

Abans de seguir, un incís, Miquel Rosselló Alemany, l’advocat defensor de Miquel Servera Garau, també era un polític conservador i va ser diputat. Anys després fou el principal dirigent a Mallorca d’Antoni Maura i el seu nou partit, separat del Partit Conservador. Per tant, un advocat de prestigi i un polític important del règim de la Restauració a Mallorca. A l’advocat de Llorenç Sastre Mascaró, Manuel Fiol, no el tenim situat.

Els defensors s’esforçaren, sobretot, en dues coses:

Primera. En fer confondre el principal testimoni que incriminava els acusats, Vicenç Barceló, pastor de catorze anys de la possessió de Son Fullana, cosa fàcil, en aquest cas, per la seva edat i, segurament, per la seva extracció social. Aquesta possessió feia partió al camí del Cementiri —actual camí de Can Cota—. D’altra banda, també suscitaren dubtes en altres testimonis que corroboraren, més o menys, la versió de Vicenç Barceló o afegiren altres proves. Aquests testimonis eren Antoni Capellà —Trapell o Tropell—, Guillem Cantallops —des Cap Blanc o de can Blanc—, Marianna Cantallops, Agustí Amengual —pare de Joan Amengual, el municipal del poble— i Jaume Monserrat —gendre del sen Cota— que havia declarat a la sessió anterior. Aquí hi ha les paraules que sortiren de Vicenç Barceló, que d’altres testimonis li varen sentir dir i, a més, alguns d’ells també digueren que es toparen aquella nit-matinada, en aquelles hores, amb els acusats al camí del Cementiri. Les paraules que es repeteixen, que el diari reprodueix en castellà, i en català mal escrit, són:

«L’has mort, me pareix que li basta, ja li podem estrènyer».
«Miquel, Llorenç, germanets no me pegueu més!».
«Miquel… Llorenç… no me matis!»
«L’has mort, crec que li basta, donem-ho a les cames».

Segona. En no donar importància, o fer dubtar del fet que els encausats toparen amb alguns dels testimonis aquella nit-matinada. Antoni Capellà —que també havia sentit el pastor, Vicenç Barceló, dient que havia sentit els acusats— i Agustí Amengual.

Els testimonis que més implicaven els acusats varen ser posats en dubte pels advocats defensors, fos perquè el pastor Vicenç Barceló només tenia catorze anys o, en el cas d’Antoni Capellà, perquè havia tengut problemes amb la justícia.

D’altra banda, hi ha uns altres testimonis que, o bé els exculpen perquè no veuen motiu per a matar algú en les desavinences de les dues famílies —d’en Cota i dels Coronells—, o perquè diuen que hi havia un testimoni, en Gallet —que surt a la sessió anterior—, pastor de la possessió de Son Santjoan, que havia vist un home, aquella matinada del 26 de juliol de 1903, que passava per allà a prop, i vestia una roba amb sang. Tornam repetir que, en no haver-hi el camp d’aviació, cosa ben normal per a l’època, anar a Son Santjoan des de Sant Jordi era molt més fàcil, a pesar que, si l’assassí anava en aquella direcció, no podien haver estat en Xoroll ni es Coronell. El tal Gallet devia ser Gabriel Company, el que declara en aquesta sessió de dia 5. També s’esforcen, els defensors, en demostrar que, tot i que en el poble de Sant Jordi als encausats molts els consideraven els culpables, era com a conseqüència que els havien tancat a la presó i ja se n’havien fet aquest judici.

Finalment, hem de destacar dues coincidències interessants. La primera que es va postposar una entrevista entre l’advocat de Llorenç Sastre, aquest, Miquel Servera —el pare, Miquel Servera Janer— i Antoni Mesquida per les desavinences en la servitud de pas. Aquesta es passà de dia 25 —dissabte— a dia 27 —dilluns— i  fou precisament dia 26 —diumenge— quan Antoni Mesquida Sansó fou assassinat.

La segona coincidència, que el vicari, Pere Antoni Font Monteros, l’horabaixa anterior a la nit d’autes —la nit de l’assassinat—, havia estat a casa seva amb el pare «del Coronell», és a dir, amb Miquel Servera Janer.

Evidentment, tot això que hem pogut veure a les declaracions podria ser objecte d’interpretacions diferents. Per a un historiador un judici no pot ser sempre una prova concloent. Ja sabem que en el passat hi ha hagut judicis de tota casta en el sentit que no sempre s’ha establert la veritat i s’han condemnat innocents i absolt culpables.

Algú va matar el sen Cota, Antoni Mesquida Sansó. Això sí que és una fet inqüestionable. Si el judici no ho va aclarir podria haver estat per moltes coses. Una gran part de santjordiers i santjordieres consideraven els encausats culpables. Tant pot ser cert com no. Foren absolts gràcies a uns bons advocats.

Hi va haver pressions perquè els testimonis declarassin una cosa o l’altra? Algú va dir res al pastor de Son Fullana? Per què havia d’inventar-se aquella història? Qui més podia tenir motius per matar el sen Cota? Són preguntes que no volen induir ningú a pensar en un sentit o un altre. Però ens les hem de plantejar.

Es va donar el cas per conclòs sense cercar els culpables. Ja veurem com certa premsa es queixà aleshores dels resultats del judici. D’això ja en parlarem. Continuarem!

L’assassinat d’Antoni Mesquida Sansó
Reproducció de La Almudaina 6 de juliol de 1904, p. 2.

Audiencia
El crimen del Pla de Sant Jordi

Continuación del juicio

Mayor que la del dia anterior fue ayer la concurrencia que acudió a la Audiencia para presenciar la continuación del juicio contra los presuntos autores de la muerte violenta de Antonio Mesquida.

A las diez y media quedó constituido el Tribunal, empezando acto seguido la sesión, continuando el exámen de los testigos.

Continua la prueba

Antonio Monserrat.– No se presenta, y á instancia de la defensa del Servera se lee su declaración en la que afirma que en la noche de autos jugó con el interfecto al truch, hasta las doce de la noche, y que durante el tiempo que duró el juego no vió que riñera con nadie; que ignora que estuviera reñido con la familia de los Coronells y que le vió jugar varias veces con el Servera.

Bartolomé Comas.- Comparece, y dijo que en la noche del 25 de Julio último estuvo en la taberna de Can Bolero, donde vió al interfecto, quien le abonó 3’25 pesetas que le debía por jornales.

Afirmó que no presenció que el Mesquida riñera con nadie, y que no vió si el Mesquida se marchó á su casa ó á otro puesto.

Dijo que el Mesquida tenía la costumbre de gritar en las tabernas, pero que no le vió reñir nunca con nadie.

Afirmó además, que habia oido decir que las familias del Cota y del Coronell estaban disgustadas.

A preguntas de la defensa dijo, que no creía que las enemistades que existían entre dichas familias, fueran suficientes para que el Cota fuera víctima de las iras de ninguno de ellos.

Ramón Sebastiá, dijo que á cosa de las dos de la madrugada del dia de autos se dirigía á Palma y que al llegar al punto donde se encontró el cadáver, el mulo que guiaba se paró sin querer pasar; que bajó del vehículo y vió tendido en el suelo á un hombre que creyó y tenso [?], le llamase sin obtener contestación, resolvió seguir por otro camino.

A preguntas de las defensas dijo que su casa dista unos quinientos pasos del punto donde fué encontrado el interfecto y que no oyó ruido alguno que le hiciera sospechar novedad alguna.

Gabriel Sureda y Antonio Mut afirman que vieron al interfecto la noche de autos, sin añadir nada interesante.

Vicente Barceló, dice que tiene 14 años y que en la noche del 25 al 26 de Julio último estaba guardando ganado en Son Fullana, cuyos terrenos lindan con el camino donde se consumó el delito.

Que á cosa de las once y media se recostó al pie de una higuera donde se durmió; que cierto ruido le despertó, oyendo al mismo tiempo la voz de Antonio Mesquida que decía «Miguel y Lorenzo» «hermanitos no me pegueis más».

Negó que oyera más voces ni que viera á nadie.

Negó también que contara lo que acaba de declarar á persona alguna hasta muchos dias después de ocurrir el hecho.

Interrogado por el letrado señor Rosselló y Alemañy, defensor del Servera, dijo que cuando ocurrió el hecho solo hacía dos semanas que vivia en el caserío del Pla de Sant Jordi y que solo conocía al interfecto por haberle visto unas cuantas veces y haber hablado con el una sola vez durante unos minutos.

Incidente

El señor Rosselló y Alemañy hizo algunas preguntas al testigo encaminadas á demostrar que por el trayecto que media entre el sitio donde dijo que estaba recostado al ocurrir el crimen y el punto donde fué hallado el cadaver no podía oir las voces que afirma pronunció el Mesquida.

El Fiscal protesta de dichas preguntas y el Presidente las declara impertinentes.

Sigue el interrogatorio

La misma defensa, suplicó al testigo que esplicase como era que la primera vez que declaró, dijo que apenas conocía el interfecto y por lo mismo no conoció la voz y ahora afirma que reconoció la voz del Mesquida.

Contestó el Barceló diciendo que el juicio acerca de quien era la voz que oyó la noche de autos lo formó después de ver al muerto.

Declaró que la guardia civil le hizo igual pregunta pero que no recordaba que le contestó.

Añadió que la primera vez que manifestó que había oido las mencionadas palabras fué á un tal Antonio Capellá (a) Trapell.

Dijo que solo una vez habló con un tal Jaime Monserrat, hijo político del interfecto á quien esplicó las frases que había oido.

Negó que al hacerlo, fuera por amenazas ni mediante promesas.

Dijo que fue despertado por el porquerizo del predio Son Fullana y que por éste supo la noticia del hecho.

Incurrió en varias contradicciones, esplicando después que encontró un pañuelo bañado en sangre, el cual dejó abandonado, encontrándolo dias despues escondido en la pared.

Negó que al despertarse el porquerizo de Son Fullana le preguntara cosa alguna y que por la misma nada le dijo.

Guillermo Cantallops (a) del Cap blanch. No comparece dicho testigo y leida su declaración vino á corroborar lo que dijo el Jaime Monserrat, añadiendo que oyó cuando el Barceló decía al Monserrat, que había oido la voz del Mesquida que decía «Miguel y Lorenzo no me matis» y despues otras voces que decían «Le has muerto» «creo que le basta, demoslo á las piernas».

A ruegos de la defensa se leyó un careo del Cantallops con el Barceló, del que resultó que este negó rotundamente hubiese dicho tales palabras, mostrándose en cambio vacilante el Cantallops.

Mariana Cantallops.- Afirmó que el Barceló, le dijo que había oido la voz del Mesquida cuando pronunciaba las frases de (Las mort, etc.) y que nunca se contradijo.

Antonio Capellá (a) Tropell.- Dijo que fue procesado varias veces por distintas causas.

A preguntas del fiscal, dijo que en la noche de autos, serían poco mas o menos las once y media pasó por el camino que desde el Pla de Sant Jordi conduce al Cementerio, encontrando á dos hombres á quienes saludó sin obtener contestación.

A preguntas de la defensa dijo que cuando declaró por primera vez ante el Juzgado no sabía si lo iba á hacer por esta causa y que nada le preguntaron acerca del crimen.

Que cuando habló com el Barceló, no había declarado por segunda vez ante el Juzgado, apesar de hacer muchos dias que había ocurrido el hecho.

Preguntado si conocía á los dos hombres que encontró por el camino, primero dijo que no pero después añadió que sospechó que eran los procesados, fundándose en la estatura del Sastre que estaba con los brazos apoyados sobre la pared.

En vista de las contradicciones en que incurría con respecto á otras declaraciones prestadas ante el Juzgado se leyó una de aquellas en que dijo que no sospechó que fuesen los procesados a pesar de decirse por el pueblo que ellos eran los autores.

A ruegos del Fiscal se leyó otra declaración prestada ante la guardia civil en que dijo que el indiviuo que estaba con los brazos apoyados sobre la pared era el Sastre y que el que estava detras de la pared era el hijo del Coronell.

Interrogado de nuevo por la defensa afirmó que el Barceló le dijo que había oido la frase de (Las mort etc.) negando en cambio que le dijera que había visto á dos hombres que agachados junto á la pared huían.

Se leyó otra declaración en que afirmó lo contrario.

Dijo que pocos dias antes de ir á declarar ante el Juzgado había tenido ciertas disputas con el hijo del procesado Lorenzo Sastre pero que no quedaron reñidos.

Afirmó también que tiene una deuda con el espresado sujeto que aun no le ha satisfecho.

Agustín Amengual.– Declaró que en la noche de autos, al dirijirse á su casa encontró en el camino que conduce al cementerio á un hombre á quien saludó sin que le contestara, que cuando se le divisó, dicho sujeto estaba de pie en un portillo, del que salió tomando en sentido contrario al suyo casi rozándolo.

Negó que dicho sujeto le mirara fijamente, pero que por el aspecto le pareció el procesado Servera.

El Fiscal pidió la lectura del atestado de la guardia civil en que consta que el testigo dijo que el sujeto que encontró le miró fijamente, que llevaba las manos detrás y que le pareció que estaba en acecho, y que por esta causa le dijo (que es estat) sin que le contestara.

El Presidente negó dicha lectura formulando el Fiscal la oportuna protesta.

A preguntas de la defensa dijo que era el padre del guardia municipal del expresado caserío y que supone que su hijo hizo indagaciones para descubrir al autor del hecho, pero que él no tomó parte en ellas.

Declaró también un tal José Crespí dueño de la taberna de Can Bolero, no ofreciendo su declaración interés alguno afirmando que el Cota estuvo en su casa la noche de autos hasta la doce y media de la noche, saliendo de ella tranquilo y sin haber sostenido disputas con nadie.

Prueba documental

Por orden del presidente se dió lectura al acta de constitución del Juzgado, al resultado de la autopsia verificada al cadáver, á la declaración de los médicos y al dictámen de los peritos armeros que dicen que el cuchillo hallado es del de los que usan ordinariamente los payeses.

Por último se dió lectura á varias certificaciones de la demanda interpuesta por el Mesquida contra el Sastre y de la interpuesta por el padre del procesado Servera contra el Mesquida.

Testigos de la defensa del Servera

Francisca Ana Fullana. Que cuando iba á misa con su esposo en la mañana del 26 de Julio del año último, encontró el cadáver del Mesquida.

Dijo que ignoraba la conducta de este por tratarle con poca frecuencia.

Juan Mesquida.- Afirmó que su hermano le adeudaba 500 pesetas que no le que quiso pagar nunca, pero que á pesar de ello no tuva nunca disputas con él.

Que se apartó del negocio que llevaba con su hermano porque este tenía costumbre de venir mucho á Palma y á él no le gustaba.

Dijo que ignoraba quienes eran los autores de la muerte de su hermano, pues no creyó nunca que de entre los vecinos del caserío hubiera ninguno que fuese capaz de matar á otro.

Afirmó que los vecinos del caserio del Pla de San Jordi señalaban á los procesados como autores del hecho.

Preguntado desde cuando les señalaban como los autores, dijo que desde el día que fueron detenidos.

Miguel Llinás.- Declaró que encontró con su esposa el cadáver del Mesquida, dando cuenta de ello á las autoridades.

Añadió que si bien era cierto que el Cota y el Coronell habían sostenido un pleito no dejaron de saludarse.

Pedro Antonio Font.– Vicario de San Jordi, dijo que conocía á las familias del Cota y del Coronell y que la tarde anterior á la noche de autos el padre del Coronell estuvo en su casa y que no notó que tuviera animosidad alguna contra el Mesquida.

Que en un principio se atribuyó la muerte del Cota á muchos incluso á su hermano y á su hijo político y que por lo mismo no pudo nunca formar juicio.

Gabriel Compañy.- Pastor del predio Son San Juan dijo que en la madrugada del 20 [diu 20 però sembla una equivocació i toca dir 26] de Julio del año último, mientras guardaba el ganado vió correr á campo atraviesa á un hombre que iba mal vestido y en la chaqueta llevaba manchas rojizas, que después supo la noticia del suceso y que sospechando pudiese ser el autor del hecho lo manifestó á varios peones camineros.

Por orden de la presidencia explicó el traje que llevaba el referido sujeto, diciendo que vestía ropa vieja de hilo color azul y una boina en la cabeza.

Añadió que el referido individuo al divisarlo varió de ruta para que no le reconociera.

El Presidente en vista de lo avanzado de la hora suspendió la sesión para continuarla á las diez y media de esta mañana.

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Us ha agradat aquest article? Compartiu-lo!